Un estudio reveló que el 50% de las mujeres analizadas dejó de respirar por más de 10 segundos durante el sueño.

Sandra despierta siempre cansada. Su marido, le dice que debe ser porque ronca pero que él prefiere eso, pues está seguro de que respira. Según su esposo, Sandra a veces deja de respirar mientras duerme. Y aunque ella no le cree, él está en lo correcto: Sandra padece apnea del sueño.

imasdsadagen-1Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Umea en Suecia, la mitad de las mujeres sufren de apnea al dormir, en rangos que van de leve a grave. La conclusión se obtuvo después de analizar a 400 mujeres- entre 20 y 70 años – de una muestra de 10 mil. Para realizar la indagación, se les pidió que durmieran una noche con sensores pegados al cuerpo para determinar la frecuencia cardí­aca, los movimientos de los ojos y las piernas, el oxí­geno en la sangre, el flujo de aire y las actividades de las ondas cerebrales.

Entre las adultas elegidas al azar, que también respondieron un cuestionario, la mitad tuvo al menos cinco episodios por hora en los que dejaron de respirar por más de 10 segundos, que es lo mí­nimo para describir una cuadro de apnea.

En las mujeres con hipertensión y obesidad (dos factores de riesgo) los resultados fueron aún mayores: entre el 80% y el 84% padecí­a el trastorno respiratorio. Muchas participantes tení­an apnea leve.

La Menopausia

En Chile, el doctor Walter Avdaloff, neurólogo y director del Instituto del Sueño, entregó detalles sobre esta enfermedad: “Por mucho tiempo se pensó que la apnea del sueño era sólo un problema masculino, y ahora se sabe que después de la menopausia las mujeres presentan la misma proporción de apnea que los hombres, pero eso es alrededor de un 5% o 6%”, dijo el especialista.

La apnea del sueño está asociada con un aumento del riesgo de tener un infarto cerebral o cardí­aco y con mayores probabilidades de sufrir muerte prematura.

Una investigación anterior encontró que las mujeres que padecen esta dolencia también son más propensas a tener trastornos de memoria y demencia.

El estudio sueco, además, reveló que la apnea de sueño era más común a mayor edad: la padecí­a un cuarto de las mujeres de 20 a 44 años, comparado con el 56% de las de 45 a 54 años, y el 75% de las de 55 a 70 años.

Sandra tiene 47 años, por lo que está entre el promedio de su generación.

El examen

El doctor Walter Avdaloff orientó sobre quiénes deberí­an hacerse un examen para ver si tienen apnea del sueño. “Se tienen que juntar ciertas caracterí­sticas para solicitar el examen: ser roncadoras y tener la presión arterial alta, entro otras. También se les recomienda a quienes tienen somnolencia diurna, es decir, sueño durante el dí­a. O fatiga después de haber dormido más de siete horas”, señala el experto del Instituto del Sueño.

El examen se llama “Polisomnografí­a” y en él se ponen una serie de sensores para monitorear la frecuencia respiratoria y cardí­aca, junto con un encefalograma. Con eso se tien un estudio del sueño que permite tener una visión de la forma en que la persona duerme. “Lo pagan las isapres, es un examen bien frecuente”, dijo Avdaloff, quien agregó que lo normal es dormir 75 horas.